Partidos de fútbol por la memoria de la guerra

Las historias de resistencia de las víctimas del conflicto y la resignificación del fútbol en ocho comunidades de Colombia son los temas que narran los capítulos de la serie documental ¿Y dónde es el Partido?, una invitación a pensar este deporte más allá del entretenimiento.

militares_heroes_de_paz.jpg

Lanzamiento del equipo Fútbol Club Héroes de la Patria en Bogotá./ Cortesía.

En la cancha de Corocito, vereda de Tame (Arauca), mujeres, hombres y niños se pusieron los uniformes de su equipo de fútbol. Una camiseta roja para el equipo de Onesio Tonocolia, una anaranjada para el de Pedro González, una amarilla para el de Héctor Díaz, una negra para Javier Muñoz, una verde para Édgar Guerrero, y siete equipos para siete nombres más. ¿A quiénes pertenecen esas identidades? A las víctimas de la masacre del 8 de febrero de 2003, a los hombres que integraban el equipo de fútbol: tres fueron secuestrados y torturados, dos fueron asesinados y siete más fueron desaparecidos por los paramilitares del bloque Vencedores de Arauca de las AUC.

Desde entonces, la vida en Corocito fue otra cosa. Mujeres y niños se desplazaron y luego volvieron, no denunciaron ni pudieron buscar, porque el control de los armados seguía vigente. Luego, cuando los paramilitares se desmovilizaron y empezó el proceso de Justicia y Paz, las familias empezaron a conocer lo que les había sucedido a esos 12 hombres. Pero la verdad más dolorosa fue saber que, según las versiones de los ‘paras’, los cuerpos de los desaparecidos habían sido inhumados, desenterrados y lanzados a un río. En todo ese tiempo y hasta hace poco más de dos años, en el pueblo no habían vuelto a jugar fútbol. Los campeonatos se habían acabado.

Luego, las mujeres familiares de las víctimas retomaron el fútbol como un instrumento de memoria y unión, volvieron a organizar partidos y se pusieron las camisetas con los nombres de las víctimas. Esa historia de dolor y de posterior resiliencia es contada en uno de los capítulos de la serie ¿Y dónde es el partido?*, coproducida por Mnesia Films y Señal Colombia, emitida por ese canal.

Lea: Una pelota para la reconciliación

Esta historia fue, de hecho, la primera que grabó el equipo de Mnesia Films. Harold García, investigador de esta serie y periodista del Centro Nacional de Memoria Histórica, conoció esta historia de memoria en su trabajo en el CNMH, pues en el informe "Reparar para recordar las víctimas" cuentan lo que les pasó a esos hombres. Sin embargo, este texto no ahonda en la historia del fútbol. También supo que esta comunidad, como parte del proceso de reparación simbólica con el CNMH solicitaron que se reconstruyera la cancha y que ahí se hiciera un museo.

Y así, con conocimiento de varias historias en las que el fútbol estaba presente y se manifestaba como un vehículo de resistencia, empezaron a pensar que debían narrarlas. Se ganaron la coproducción con Señal Colombia y empezó formalmente la investigación a finales de 2016. “Empezamos a hablar con los líderes, a buscar a los personajes. Hicimos entrevistas, grupos focales, nos acercamos a las comunidades para proponer la grabación”, cuenta Harold.

Continuaron con Buenaventura (Valle del Cauca) y El Tambo (Cauca). En el primer lugar ocurre la historia de los “matachines”: paramilitares le ofrecieron plata a un grupo de jóvenes para jugar un partido de fútbol, se los llevaron y los desaparecieron para presentarlos como “falsos positivos”. Allí mismo ahora las mujeres están recordando cada día que no las acabaron ni acabaron con el deporte. En el segundo narran “cómo los paras se ensañaron con quienes jugaban fútbol a nivel veredal. Los estigmatizaban como guerrilleros. Y aparece un personaje, un árbitro al que ir a pitar esos partidos le generó el estigma de que llevaba los mensajes de los guerrilleros, y por eso fue asesinado”, dice el investigador.

Le puede interesar: Jugando la vida a la orilla del río

Se movieron a la Sierra Nevada de Santa Marta para trabajar con el pueblo indígena Wiwa; a Bocas del Yi en Mitú (Vaupés) para contar la historia de un hombre que fue reclutado por la guerrilla, se pudo escapar y regresar a la comunidad, y cómo intenta reintegrarse a través del fútbol; a Bogotá para conocer la historia de la fundación Héroes de paz, conformada en su mayoría por víctimas de minas antipersonales pertenecientes a la Fuerza Pública, que buscan la reconciliación; a Vallecito, en San Pablo (Bolívar) donde hay un proceso de retorno e impulsan un “Vallecito nuevo”; y a Cimitarra (Norte de Santander) para conocer el proceso con jóvenes que lleva la Asociación de Trabajadores Campesinos del Carare.

Harold García dice que lo que más lo impresionó fue “el poder que tienen los sobrevivientes para llevar la vida, es la capacidad de resiliencia. Uno los ve a ellos y dice “no, ya pasó, vamos a levantarnos y esto no le va a pasar a más colombianos”, ellos quieren que eso no le pase a nadie más. En este caso construyen a través del fútbol, pero en otras partes es a través de la comida, de la música”.

¿Y la historia más sorprendente? Para él fue la de los “Héroes de paz”, porque lo ayudó a derribar el estigma de que quienes hicieron la guerra tienen los mismos enemigos para siempre. Vio todo lo contrario, hombres que se dieron cuenta de que intentando acabar con el otro, casi acaban con ellos mismos, y ahora dicen “venga, no nos matemos, somos hermanos”.

Lea: La Paz Fútbol Club, el equipo de las Farc y víctimas del conflicto

Esta serie, ahora en plena época de Mundial de Fútbol, quiere mostrar que este deporte es más que contrataciones, que jóvenes que se hacen millonarios y se muestran en una parrilla comercial. Harold resume lo que sí es: “es ver que hay pelaos que están practicando el deporte sin recursos, sin canchas, sin condiciones, y eso tiene que verse. Es el abandono que también nos ha traído la guerra y la corrupción. Hay una frase muy bonita que dice Juan Pérez (de Buenaventura), y es que tú pones a elegir a los pelaos entre las armas y el balón de fútbol y eligen el balón. El problema es que el balón no llega y las armas sí”. Y el balón tiene que llegar.

*Esta serie será emitida en Señal Colombia a las 8:30 de la noche hasta el viernes 15 de junio, con repetición desde el lunes 18 de junio al miércoles 27 de junio.

 

Si quiere conocer más sobre Colombia2020, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook