¿Por qué el partido Farc tiene derecho a 10 curules en el nuevo Congreso?

El Acuerdo Final que firmaron el Gobierno y las Farc el 24 de noviembre de 2016 determinó que, durante las elecciones de 2018 y 2022, la exguerrilla tenga cinco curules en la Cámara y cinco en el Senado. Para realizar esta campaña recibió 8.000 millones de pesos.

victoria_sandino.jpg

Victoria Sandino Palmera, ya en la vida civil Judith Simanca Herrera, una de las representantes del partido Farc que tiene asegurada una curul en el Congreso 2018 - 2022. Ejerció su votó en Bogotá en las elecciones de este domingo. /Prensa Farc.

Al finalizar esta jornada electoral la exguerrilla de las Farc tendrá 10 curules en el nuevo Congreso. Sin importar el número de votos que obtengan sus listas, el nuevo partido tendrá garantizada su representación política con cinco senadores y cinco representantes a la Cámara. Así quedó previsto en el Acuerdo Final que se firmó con el gobierno el 24 de noviembre de 2016.

También lea: Esta es la dirección del nuevo partido político de las Farc

El documento también estableció que el nuevo partido tendría financiación estatal y acceso a medios de comunicación para desarrollar la campaña electoral en condiciones de igualdad. La Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común tendrá estos beneficios durante las elecciones de este Congreso y el que se elija en 2022.

El objetivo de estas medidas es garantizar la transformación de la exguerrilla en partido político. La financiación del partido por parte del Estado y el otorgamiento de la personería jurídica son medidas transitorias que durarán hasta 2026. Después de esa fecha, la Farc deberá cumplir con las mismas condiciones que los demás partidos para garantizar su supervivencia.   

En esta primera etapa, el partido recibió 8.000 millones de pesos para adelantar esta campaña, según le confirmó el gobierno a Colombia2020. Sin embargo, los dirigentes de la Farc denunciaron durante las últimas semanas múltiples problemas para acceder a estos recursos. Los principales obstáculos fueron la apertura de las cuentas bancarias, la expedición de pólizas y el otorgamiento de préstamos para financiar sus actividades proselitistas.

El sentido de estas prerrogativas es facilitar la entrada en la vida política del nuevo partido. Es decir, que el mismo Estado le ayude a esta organización a cambiar las armas por la lucha de sus ideas en la democracia.

También lea: La Farc amplía su lista de candidatos al Congreso y va por lista cerrada

Para participar en estas elecciones, el nuevo partido inscribió sus listas cerradas e incluyó a otras personas que no hicieron parte de la guerrilla, aspirando a obtener suficiente votación como para poder obtener más curules de las 10 que otorgó el Acuerdo.

El próximo 20 de julio, cuando se posesione el Congreso elegido este 11 de marzo, se habrá dado un segundo paso histórico en este proceso que inició con la creación del partido Farc, tras la dejación de armas que certificó la Misión de Verificación de la ONU en septiembre pasado.