Las zonas del país de mayor riesgo para los líderes sociales

Así luce el mapa de Colombia, elaborado por la Defensoría del Pueblo: en 325 municipios del país hay presencia de grupos armados ilegales e intereses particulares que se enfrentan con las agendas de derechos humanos de los líderes sociales y sus organizaciones.

principal_mapa_de_riesgo_lideres.jpg

Localización geográfica del riesgo, según el Sistema de Alertas Tempranas de la Defensoría del Pueblo. /El Espectador.

La última alerta temprana que emitió la Defensoría del Pueblo, para subrayar el peligro en que están cientos de líderes sociales en gran parte del país, no solo tiene la cifra roja de los 282 defensores asesinados desde 2016 hasta la fecha. La advertencia también critica a cada una de las instituciones estatales por no cumplir o cumplir a medias con la protección preventiva a estas poblaciones. La cifra en rojo de 156 líderes asesinados, desde cuando se emitió la primera alerta temprana en marzo de 2017 hasta la fecha, fue lo que más cuestionó el defensor del Pueblo, Carlos Alfonso Negret. Al mismo tiempo, la entidad subrayó lo que cada institución del Estado tiene que hacer para proteger a los líderes y a las organizaciones amenazadas en más de 325 municipios del país. 

El mapa de Colombia que ilustra el riesgo y la amenaza que viven los líderes sociales en los territorios está tupido de alertas amarillas. El riesgo es para más de 350 organizaciones sociales y de derechos humanos que la Defensoría mapeó y escribió en un documento de 71 páginas. Además, hay 480 casos de líderes amenazados principalmente en las regiones de Urabá, Cauca, Antioquia, Bogotá, Magdalena, Cundinamarca, Cesar, Boyacá, Magdalena Medio y Sucre.

Así se recompuso el mapa del conflicto colombiano, que hoy amenaza a los líderes sociales en gran parte del territorio nacional, tras la dejación de armas de la guerrilla de las Farc.  

También lea: Líderes de sustitución de coca, objetivo del narcotráfico

Suroccidente

Esta región la integran los departamentos de Chocó, Valle, Cauca, Nariño, Caquetá, Putumayo, Huila y Amazonas. Allí, según el informe de la Defensoría del Pueblo, se evidencia una dinámica de expansión del Eln hacia zonas en las que en el pasado reciente no tenía presencia, lo que ha intensificado los enfrentamientos con la Fuerza Pública y con otros actores armados. La disputa se ha hecho intensa, principalmente en las costas del océano Pacífico, en donde comparten frontera los departamentos de Chocó, Valle, Cauca y Nariño, regiones que quieren conquistar los ilegales por ser corredores estratégicos del narcotráfico y enclaves de la minería ilegal. 

En Nariño, Cauca, Caquetá, Putumayo, Huila y Amazonas la situación de disidentes y desertores de las Farc es más compleja. "Grupos como “Guerrillas Unidas del Pacífico”, “Gente del Orden”, “Los Comuneros” y otros de los cuales no se tiene denominación clara pero que son disidentes de los frentes de la otrora guerrilla de las Farc: 1, 6, 7, 14, 15, 29, 32, 40, 48, 49 y 63", advierte la alerta temprana. Al mismo tiempo, el proceso de expansión del Eln en todo el litoral Pacífico tiene como objetivo consolidar corredores de movilidad que conecten a sus frentes desde Chocó hasta Nariño, asegura la Defensoría del Pueblo.

Otra subregión compleja es el norte del Cauca en donde, por ejemplo, la confrontación se ha recrudecido en los municipios de Miranda, Caloto, Corinto, Buenos Aires y Morales. Así como en zonas limítrofes del sur del Valle del Cauca como Jamundí, Pradera y Florida.

Esta región es la que más líderes asesinados registró en el último año. Y uno de sus departamentos, Cauca, según los datos de la Defensoría, es el primero a nivel nacional con 34 defensores inmolados.  

Nororiente

Los departamentos de Norte de Santander (especialmente la subregión del Catatumbo) y Arauca componen esta gran región del norte de Colombia. En la primera se ha intensificado la confrontación entre el Eln y las Autodefensas Gaitanistas. De acuerdo con el reporte del Ministerio Público, en la parte alta del Catatumbo está la mayor tensión entre dos grupos armados: Eln y Epl, pues no han llegado a acuerdos y el Epl tiene afán de convertirse en un actor preponderante para presionar al Estado a un proceso de negociación.

Esta guerrilla que solo opera en pocas regiones del país, ha tenido su presencia concentrada en algunos municipios de la subregión del Catatumbo (norte de Santander), situación que le ha permitido expandirse hacia la frontera con Venezuela, y hacia el sector medio - sur del Cesar, municipios de Pailitas, Curumaní y Chimichagua.

Los disidentes de la guerrilla de las Farc, que quedaron en el departamento de Arauca, advierte la Defensoría, han establecido contacto con la disidencia del frente primero (establecido entre Caquetá, Meta y Guaviare) y han proferido amenazas contra dirigentes del movimiento Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (Farc). A través de comunicados que circularon entre mayo y octubre de 2017, manifestaron que mantendrán sus acciones armadas en el área conformada por los departamentos de Arauca, Boyacá y Casanare, dice el reporte.

Centro oriente

En el centro oriente hombres de los frentes 1, 7, 3, 16 y 39 de la antigua guerrilla de las Farc, impulsados principalmente por disidentes del frente primero, iniciaron un proceso de expansión territorial desde noviembre de 2015 para copar los espacios de los guerrilleros que dejaron las armas, relata la Defensoría. Dicha expansión se produjo hacia los departamentos de Vaupés, el norte de Miraflores y parte de su departamento, el Guaviare. De ahí en adelante, río arriba, se instalaron envolviendo el sur del Meta hasta los límites de la Macarena y San Vicente del Caguán (Caquetá). Una expansión de oriente a occidente. 

Lea también: Cronología de la amenaza del narcotráfico a la sustitución voluntaria de coca

En todo caso, establecieron estructuras en el Orinoco en la frontera con Venezuela, con manifestaciones en el occidente de Cundinamarca, particularmente en la provincia de Sumapaz.  

Urabá chocoano y antioqueño

La salida de las Farc Ep del escenario de confrontación armada no se siente en esta región del país. En el último año la Defensoría del Pueblo documentó 70 casos de amenazas contra líderes y defensores de derechos humanos en la regional Urabá, y dos líderes del consejo comunitario de Jiguamiandó fueron víctimas de atentado el día 27 de marzo de 2017 en Carmen del Darién.

Según la Defensoría del Pueblo, la región del Urabá se caracteriza por albergar cerca de 7 mil procesos de restitución de derechos territoriales; el potencial que posee para el desarrollo de implantación de megaproyectos energéticos, viales, agroindustriales, mineros y portuarios, entre otros, además de la ubicación geoestratégica dada su localización como corredor que conecta el norte y sur del continente.